Guía de Manualidades y bricolaje

Adornos de SuperMario Artículo Publicado el 08.12.2011 por Paola

Si esta Navidad quieres darle vida a tu árbol, lo mejor que puedes hacerle es… ¡una seta verde! Esta manualidad no es sólo para los más frikis de los videojuegos, pues Super Mario y su mundo son creaciones que todo el mundo conoce, pero, aun si no te gusta, el resultado es tan adorable y simpático que no puede ser ignorado. ¿Por qué no te animas?

Para esta manualidad necesitarás:

  • Dos bolas de espuma de poliestireno de diferentes tamaños.
  • Pintura (depende del color de tu seta).
  • Pegamento para decoupage.
  • Cola.
  • Alambre o cable fino.
  • Cúter o cuchillo.
  • Papel de lija.
  • Pincel y vasos para el agua.
  • Rotulador.

¡Vamos allá!

Paso nº1: La bola de mayor tamaño se convertirá en el “casco” de la seta. La de menor tamaño, será el cuerpo. Marca ambas bolas con un rotulador tal y como ves en la imagen. De esta manera, trazarás un círculo bastante uniforme. Corta las piezas a lo largo de las líneas para tener dos lados planos. Después, haz otro círculo en ese lado de las dimensiones de la bola pequeña y ve vaciándolo con el cuchillo. Hazlo hasta que la bola más pequeña quepa más o menos en su interior.

Paso nº2: Utiliza el alambre para fabricar el gancho. Puedes enrollar un extremo en el rotulador y atravesar el casco de la seta con el extremo que queda recto, de este modo, cuando lo cuelgues, el alambre no se deslizará.

Paso nº3: Con el pegamento para decoupage (Mod Podge o masilla también sirven), cubre las superficies de ambas piezas. Esto hará que pintarlas sea más fácil porque se filtrará en los huecos y las convertirá en extensiones lisas. Déjalo secar un rato, pásale el papel de lija (apenas un par de segundos) y dale otro repaso con el pegamento especial.

Paso nº4: Si eres bueno pintando, sáltate este paso, pero si es un desastre, utiliza una cinta adhesiva en la que puedas hacer círculos para asegurarte de que las manchas blancas se quedan perfectamente redondas en tu seta.

Paso nº5: Hora de pintar tu seta. Aunque hayas protegido lo que sean las futuras manchas blancas, trata de no pintarlas por encima. Cuando el casco de la seta esté listo, déjalo secar. Con mucho cuidado, pinta de blanco el borde de cada máscara que hayas creado para los redondeles perfectos. Si quieres darle una pasada de pintura blanca cuando retires la cinta adhesiva, te quedará mejor, pero, una vez más, ten cuidado.

Paso nº6: Por último, utiliza la cola para pegar la otra pieza al casco dejando la parte plana en el lado contrario, así puedes apoyarlos en el suelo, aunque lo suyo es que los cuelgues en el árbol. Con un rotulador, ponle los ojos.

¡Feliz Navidad!

Fuente: Instructable



Otras manualidades que pueden interesarte

Escribir Comentario Comentarios (3)