Guía de Manualidades y bricolaje

Arte con tubos de cartón de papel higiénico Artículo Publicado el 14.11.2012 por Javi

El arte del reciclado o arte escatológico en este caso, esos tubos de cartón que quedan huérfanos al acabarse el rollo de papel higiénico, tienen a pesar de todo una función, o pueden tenerla como nos demuestra este proyecto. Quizás no sea una propuesta tan trasgresora como la de Piero Manzoni y su Merda d’Artista pero es mucho más limpia y asequible.

¿Dónde están los tubos del papel higiénico? La verdad es que una vez terminado el proyecto es difícil reconocerlos, ellos tan humildes se han transformado en algo bello y delicado.

Para realizar este bonito marco precisaremos:

  • Todos los tubos de cartón de papel higiénico que podamos reunir.
  • Un cúter.
  • Pistola de pegamento caliente.
  • Pintura en aerosol del color que queramos.
  • Un espejo redondo de 25 cm de diámetro.

Aplanamos los tubos y los cortamos en tiras de 1.5 cm más o menos.

Hay que montar una forma como la de la imagen, pegando con la pistola de pegamento caliente en los puntos marcados por las flechas.

El proceso lo repetimos hasta tener unas 40 formas básicas más o menos. Podemos hacer algunas más para enmendar algún contratiempo.

Pegaremos las formas básicas como vemos arriba para ir realizando el marco del espejo. Cuando ya tengamos el tamaño que nos guste pasaremos a la siguiente fase.

Vamos a hacer otra forma para redondear el marco, unimos con pegamento dos recortes de tubo tal como vemos en la foto de arriba.

Pegamos otros dos aros por los extremos y …

…unimos ambos pares, formando una especie de tulipán. Insertaremos la nueva forma en los huecos exteriores del marco.

Así conseguiremos cerrar el marco, formando un círculo. La forma es más simétrica y queda mejor. El siguiente paso será pintar toda la obra con el aerosol de pintura. Usaremos un marco de bordado como reborde del cristal. Lo pegamos todo con la pistola de pegamento caliente. Después cuando haya secado, nos quedará una nube de hilos de pegamento, con el secador de pelo nos libraremos enseguida de ellos.

Ya podemos colgar en la pared la obra realizada. Una maravilla de sencillez, un canto al reciclaje.

Vía: made2style



Otras manualidades que pueden interesarte

Escribir Comentario Comentarios (48)