Guía de Manualidades y bricolaje

Cómo hacer repelente natural de insectos Artículo Publicado el 04.02.2013 por Javi

Este repelente de insectos que os presentamos hoy está libre de cualquier compuesto químico. Si queremos repeler a los insectos molestos el próximo verano de una manera natural hemos de ir pensando en hacer nosotros mismos este preparado a base de aceites esenciales. Pero querría hacer una observación sobre los aceites esenciales de plantas, que sean naturales no significa que sean inocuos, los aceites esenciales se obtienen de las plantas a través de un procedimiento en el que se concentran los principios activos de la planta. Por tanto el resultado es de una concentración muy elevada y como sabemos pueden ser irritantes y perjudiciales en uso directo, jamás hay que usar un aceite esencial sin diluir.

Repelente casero para insectos

Estos son los ingredientes que se necesitan para el repelente:

  • 4 gotas de aceite esencial de hierba limón o citronela (Cymbopogon citratus).
  • 4 gotas de aceite esencial de romero.
  • 4 gotas de aceite esencial de eucalipto.
  • 4 gotas de aceite esencial de menta.
  • 60 ml de agua de hamamelis.

Mezclamos todos los ingredientes de la fórmula en un recipiente y removemos bien. Mejor si reunimos todos los ingredientes en una botella, así podremos taparla y agitar bien para la correcta mezcla de los distintos ingredientes. Cuando ya tengamos el repelente podemos echarlo en una botella pequeña con aerosol que nos facilitará la aplicación del repelente.

Aplicaremos el producto en las partes expuestas de la piel. Con cuidado de no aplicar cerca de la boca ni de los ojos, en realidad cuando usamos un producto cosmético sobre nuestra piel aunque sea de origen natural hemos de tener siempre precaución. Natural no es sinónimo de neutro, no olvidemos nunca que la naturaleza crea los venenos más potentes que se conocen y que la mayoría de las alergias son a elementos naturales. Por ello no estará de más hacer una pequeña prueba cuando hagamos algún producto cosmético casero, aplicarnos un poco en el antebrazo por ejemplo y dejar unas horas hasta ver si nos produce algún efecto adverso.

Vía: gardentherapy.ca



Otras manualidades que pueden interesarte

Escribir Comentario Comentarios (0)