Guía de Manualidades y bricolaje

Construye una cama caliente para tu jardín Artículo Publicado el 17.09.2012 por Javi

Si vivimos en una zona fría, con heladas en otoño y primavera, la cama caliente nos permite realizar cultivos aún en esas condiciones. La cama caliente también es muy recomendable en zonas no tan frías para la germinación de las semillas, pues al aumento de temperatura que se da en su interior hay que sumar el aumento de la humedad, que facilita la germinación. La construcción de ésta es relativamente sencilla, con ligeros conocimientos de carpintería se puede hacer sin ningún problema.

cama caliente para tu jardín

La cama caliente se puede construir de cualquier medida, dependerá del tamaño de nuestro jardín, del lugar que hayamos dispuesto para ella… por tanto hablar de medidas queda un poco fuera de lugar. La única medida que hay que respetar es la profundidad, esta debe ser suficiente para el uso que le vayamos a dar a la cama. Así con unos tablones de madera de un ancho de unos 30 cm conseguiremos suficiente profundidad de tierra para cultivar. Los tablones han de tener un grosor de unos 4 o 5 cm para que sean resistentes. Usaremos madera tratada pues han de estar a la intemperie y además han de aguantar las humedades del riego y la propia de las plantas.

cama caliente para tu jardín 1

Con tubo fino de pvc haremos unas costillas para que aguanten el plástico protector. Los tubos podemos fijarlos a la parte exterior de los cajones de muchas formas , desde usar soportes de pared para tuberías de pvc hasta con un par de cáncamos o similar.

cama caliente para tu jardín 3

Usaremos plástico protector para agricultura y jardinería para recubrir la cama caliente. No debemos escatimar en este material, pues de él depende gran parte del éxito. Tendrá un grosor y calidad suficiente para que así aisle bien el interior de la cama caliente y además no se nos rompa a las primeras de cambio.

cama caliente para tu jardín 4

El sistema de sujeción que se ha usado en este ejemplo es muy simple, unos trozos de tubería de polietileno de unos 10 cm de longitud y abiertos a lo largo por un lado. El diámetro de la tubería de polietileno debe ser ligeramente superior a la de los tubos de pvc que hemos usado para las costillas. El objeto de usar este material blando es para que nos nos corte el plástico protector.

Vía: backyard



Otras manualidades que pueden interesarte

Escribir Comentario Comentarios (1)