Guía de Manualidades y bricolaje

Espuma de baño de miel y vainilla Artículo Publicado el 20.11.2013 por Javi

Es evidente que todas optamos por la ducha como forma de higiene rápida y sostenible. En cinco minutos te duchas, gastas poca agua y te encuentras limpia, fresca y lista para enfrentarte a un duro día de trabajo. Pero hay ocasiones en que apetece e incluso es recomendable decantarse por un baño relajante. Cuando vuelves cansada  del trabajo o tras un día sin parar de aquí para allá, cuando sientes tus piernas a punto de explotar y parece que llevas una mochila llena de piedras colgada a la espalda. Para esas ocasiones nada como un buen baño relajante, te encierras en el cuarto de baño, pones un poco de música y desconectas aunque sean 15 minutos de tus múltiples obligaciones, como madre, como esposa, como trabajadora, como las múltiples facetas que tiene una mujer de hoy en día.

Baño de miel y vainilla 1

Probad en vuestro próximo baño esta dulce y aromática espuma de baño. Es muy fácil de preparar y seguro que os gusta.

Ingredientes: 

  • 120 ml de aceite de almendras.
  • 60 ml de miel.
  • 120 ml de gel de baño neutro.
  • 1 clara de huevo.
  • 1 cucharada de extracto de vainilla.

Baño de miel y vainilla 2

Mezcláis cuidadosamente los ingredientes en un recipiente que después podáis guardar en el frigorífico. Buscad un hueco en vuestra apretada agenda y reserevaos un tiempo para vosotras mismas, abrís el grifo de la bañera, no os olvidéis de poner el tapón por cierto, echad entre 60 y 120 ml de la mezcla que habéis preparado bajo el chorro del agua, esperad a que se llene la bañera y se forme una espesa capa de espuma y os metéis dentro. Ahora un poco de música y desconectad esa maravillosa cabeza durante unos cuantos minutos por lo menos. Vuestro cuerpo os lo agradecerá.



Otras manualidades que pueden interesarte

Escribir Comentario Comentarios (1)