Guía de Manualidades y bricolaje

¿Qué necesitas para ser un auténtico “manitas”? Artículo Publicado el 04.05.2018 por Libelula

“Manitas” es una palabra que utilizamos habitualmente para referirnos a las personas que son muy habilidosas a la hora de realizar trabajos manuales, generalmente pequeñas reparaciones, reformas e instalaciones en el hogar así como otros pequeños trabajos. Y esas personas disponen de ciertas habilidades, mucha práctica y siempre tienen ganas de aprender nuevas técnicas en albañilería, fontanería, en el montaje de muebles e incluso en otras tareas. ¿No les pasa que se sienten así?

herramientas-hogar

¿A quién no le gustaría ser un auténtico “manitas” y poder arreglarlo todo? Pero lo cierto es que para unirse a este prestigioso club no es suficiente con una enorme caja de herramientas (que es por lo que todos comenzamos) A medida que vayamos incrementando el nivel de dificultad de las tareas, necesitaremos de cosas más específicas y de armar un espacio.

El equipamiento del taller, las habilidades de la persona o el orden a la hora de emprender una reparación son también factores importantes para que todo salga tal y como esperábamos. Aquí van una serie de consejos que comienzan por tener un lugar de trabajo bien acondicionado: el taller.

Equipamiento del taller

Un taller bien equipado es de vital importancia para el profesional o el aficionado que va a pasar varias horas trabajando. Para que este trabajo se haga en las mejores condiciones es necesario equipar bien el taller con mobiliario que se adapte a las necesidades de cada oficio.

  • Mesas de trabajo. La mesa de trabajo se suele elegir dependiendo de la tarea que se vaya a realizar: las hay con reposapiés para trabajos sentado, con ruedas, con la altura especial para trabajar de pie y con elementos como cajones, bandejas o repisas.
  • Estanterías. Equipa el taller con resistentes estanterías metálicas que se adapten a la carga que vayan a soportar, como las estanterías para almacén, que soportan hasta 975 kilos por balda como los modelos MaxPlus y GalvaPro. En talleres mecánicos se suelen utilizar también las estanterías para neumáticos.
  • Sistemas de ordenación. ¿Qué sería de las pequeñas piezas como los tornillos, los clavos y los tacos sin el orden adecuado? La organización tan necesaria en un taller es mucho más fácil con sistemas de ordenación como las cajoneras, cajones y gavetas.

7 imprescindibles en la caja de herramientas

Si bien la caja de herramientas no lo es todo, es una parte muy importante a la hora de reparar y montar. Estas son algunas de las herramientas de las que ni los más habilidosos pueden prescindir:

  1. Martillo. Existen diferentes tipos de martillos como el de carpintero, americano, para metal y para madera, pero recomendamos introducir en la caja de herramientas también un martillo de plástico, ideal para muebles fáciles de montar. Será un gran aliado para clavar clavos, calzar o romper objetos.
  2. Destornillador. Nunca falta en una caja de herramientas este utensilio para apretar y aflojar tornillos.
  3. Taladro. Los agujeros son necesarios en la mayoría de bricolajes y el taladro es su herramienta por excelencia.
  4. Llave inglesa. Una ayuda fundamental para apretar y aflojar tuercas.
  5. Alicate. Estas pequeñas tenazas son una herramienta básica en el bricolaje, especialmente para coger y sujetar objetos pequeños o para torcer alambres y similares.
  6. Cinta métrica. Es la herramienta de medición más básica, que no puede faltar en la caja de todo manitas.
  7. Selección de piezas. Tornillos, tacos, arandelas, clavos, tuercas, escarpias, chinchetas, varillas, embellecedores…

Consejos para ser un “manitas” de 10

Y una vez que el taller esté equipado y la caja de herramientas llena, quedan todavía unos sencillos consejos para convertirse en un “manitas” de 10.

  • Protección. Utiliza los sistemas de protección adecuados para cada uno de los trabajos: gafas, guantes, cascos, portaherramientas o cualquier extra de seguridad que necesites.
  • Orden y limpieza. El bricolaje no debe estar reñido con el orden ni con la limpieza. Tener todo a mano y en un sitio localizado facilita enormemente el trabajo. No olvides tampoco cubrir las superficies para manchar lo menos posible y limpiar bien para dejar todo tal y como estaba.
  • Aprendizaje y práctica. En el mundo del bricolaje siempre hay nuevas cosas que aprender de la mano de nuestros amigos, familiares, otros profesionales o incluso de libros y vídeos. Y una vez aprendido, ¡es el momento de ponerlo en práctica para perfeccionar la técnica!

Reflexionar antes del “manos de la obra”. Y como último consejo, antes de lanzarte “manos a la obra” reflexiona, mira las instrucciones y toma las medidas necesarias, ¡una medida infalible para que una obra maestra del bricolaje no se convierta en chapuza!



Otras manualidades que pueden interesarte

Escribir Comentario Comentarios (0)